Picture
Si bien yo no puedo elegir todas y cada una de las circunstancias que se me van presentando a lo largo de la vida y a lo largo de un solo día, sí puedo elegir cómo relacionarme con cada una de ellas.
     Hay personas que sin percatarse se relacionan con sus circunstancias de la peor manera y están siempre buscando el pero, el conflicto, lo que no se puede hacer, etc. Éste puede ser un proceso reactivo es decir, no planeado. Pero, si uno toma conciencia de que la manera en que se relaciona es partir de una elección , entonces puede tomar un proceso proactivo, es decir, tomar con conciencia de la decisión de relacionarse con la parte más productiva de las circunstancias que se nos presentan sean negociables o no lo sean.

     Te propongo responder por escrito las siguientes preguntas o tareas para mejorar tu Autoliderazgo:

     1. ¿De qué cosas sueles quejarte que no está en tus manos resolver?
     2. ¿De qué cosas sueles quejarte que sí está en tus manos resolver y haces nada o muy poco?
     3. Anota tres que cosas de lo que sueles quejarme y que sí está en tus manos resolver más allá de solo quejarte.
     4. ¿Qué estas dispuesto a hacer a partir de este momento para ponerte en práctica y tomar una mejor actitud ante lo que no puede cambiarse y lo que sí puedes mejorar?
     5. Ahora anota algunas acciones que decides ejecutar para tomar una mejor actitud y lograr mejores relaciones y resultados.

     Por las noches puedes hacer una evaluación de tu día y ajustar este ejercicio. Tengo la certeza de que más de una cosa mejorará en tu vida a partir de él.

     Refelxiónalo y ponte en acción.

 
 
Picture
Uno de los más grandes paradigmas que se están destruyendo en estos días es el de ver la televisión como un semidiós de información y entretenimiento.

A lo largo de varias décadas un grupo de personas decidieron darnos a través de sus televisoras el contenido que ellos consideraron adecuado para entretenernos, informarnos, e incluso instruirnos. Esto pudo provocar como resultado que muchos de los casos se proporcionara una información que pudiera adormecer a la gente o informarla de la manera que ellos pudieran considerar conveniente a sus fines y propósitos. Sin embargo, la tecnología ha avanzado tanto en los últimos años que esto parece salírseles de control.

Hoy en día, a través de todos los dispositivos y de las conexiones a distintas redes dentro de la propia Internet, tenemos la posibilidad de elegir información y entretenimiento a la carta, es decir, es como una especie de menú en donde uno elige lo que desea, la hora a la que desea hacerlo y la calidad de su contenido. Esto empieza abrirle los ojos como expectorares y por supuesto a darnos la posibilidad de salir de un adormecimiento en el que hemos estado. Sin embargo, es muy importante considerar que una persona que no se autoentrena para seleccionar la información o el entretenimiento con un propósito que le lleve a construirse para mejorar ya sea, en su calidad de vida, en su calidad de información, y en sus resultados, es muy probable que siga consumiendo contenido de baja calidad.

A este respecto, me gustaría que te hicieras algunas preguntas como: ¿Qué calidad de información recibo? ¿Qué calidad de entretenimiento consumo? ¿Hasta dónde es conveniente informarme y en dónde debo de poner un freno para no informarme propiciando meramente una infección emocional? ¿Dónde está la información que puede ayudarme a construir mayores posibilidades y beneficios en mi vida?

Si tras esta reflexión la próxima vez que consultes ya sea información de tu muro de Facebook, o la selección de tu entretenimiento en Netflix, o cualquier opción a la carta donde tú puedas elegir la información y el entretenimiento que te proporciones, seguramente este cambio de conducta podrá llevarte a ser una persona informada con mejor calidad y por supuesto a opinar y construir con los comentarios que puedan generarse como resultado de esta información. Así también nutrirte información de poder que te ayuden a reforzar tu Autoliderazgo y a asumir las riendas de tu vida, tu camino, y tus resultados. Te invito a ponerte en acción.