Picture
     En cuanto a negociaciones, y planes de vida hay una gran diferencia entre saber y suponer. Un ejemplo es cuando tienes un proyecto y una meta que has establecido de manera clara y sigues un camino bien preparado hacia el éxito de la misma. No es lo mismo sé que llegaré a supongo que llegaré. 
     Generalmente la suposición está construida con falta de información, falta de pasos concretos y certeza de que las acciones adecuadas serán cumplidas, de esta manera es un supuesto que llegaré. Muchos van hacia sus metas de esta forma y aun cuando trabajan mucho todos los días por lograr sus objetivos es la falta de claridad y objetividad, la medición y los pasos adecuados, lo que les conducen al fracaso a pesar de su esfuerzo y sus buenas intenciones. 
     Saber que llegaré supone otro tipo de recursos: mejor información, pasos adecuados y concretos que sé que podré dar, metas más cortas que en su suma me llevarán a la meta superior. 
     Un amigo mío tiene ya mucho tiempo planeando escribir un libro, frecuentemente escribe algo, lee y anota muchas ideas, aparentemente va encaminado, pero si charlas con él y preguntas acerca de lo que sabe que logrará con certeza, parece vivir incluso en el supuesto de que posiblemente alguien le publicará el libro que no ha escrito y posiblemente se venderá y será un éxito. ¿Será?
     Cuando te das a la tarea de informarte, formarte, mejorar tu educación y concretar más las ideas pasas de suponer a tener más certeza de que llegarás a tu meta. Esto no quiere decir que no puedan fallar algunas cosas y que los resultados se modifiquen en el camino, pero los riesgos de fallar serán más improbables. 
     No supongas las cosas, infórmate primero todo lo que puedas, vale la pena el esfuerzo de hacerlo bien a la primera. A veces es más doloroso y requiere de mayor labor reparar los errores cometidos por falta de información, a veces son irreparables, así que vale la pena habituarse a prepararse para errar menos y no pagar los precios de cometer error tras error y que sea esa nuestra escuela de vida.
     Acostúmbrate a ganar éxitos y no a remediar fracasos. 
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo.

DEL AUTOR: Guido Rosas.com
Escritor y Conferencista especializado en Comunicación Humana.


 
 
Picture
     Todos negociamos, sea que trabajemos en ventas, seamos abogados, padres de familia o pareja de alguien;  todos podríamos aprender del cierre de una negociación para obtener mejores resultados. Yo siempre digo que en el mundo de las ventas que el mejor cierre es cuando tú no le vendes al cliente sino que eres quien le ayuda a comprar lo que él desea obtener y esto se da como resultado de cómo el cliente va percibiendo las bondades de lo que le ofreces. Cuando tú has logrado hacerme ver a partir de tus habilidades, cosas que para mí son realmente importantes y creo que el beneficio de lo que me ofreces es mayor al costo que representa, es muy probable que yo sea quien desee obtener tu oferta, así que unicamente tendrás que ayudarme a cerrar la operación. Muchos malos negociadores tienen que forzar el cierre ya que no tuvieron la habilidad de llevar a su prospecto del cliente al cierre a partir de el cliente mismo. No puedo dejar de acotar, que si lo que ofrecemos no encaja en absoluto con interés, presupuesto, etcétera, sería más difícil que sucediera. 
     También en otro momento he hablado de que Ganar-Ganar es buscar la mejor opción para ambas partes y no que uno se lleve todo y el otro se conforme. Para lograr una buena negociación se requieren dos habilidades: Escuchar y preguntar con calidad. Esto nos permite ver dónde están las áreas de oportunidad y las posibles ventajas para las partes que negocian. A veces las negociaciones con alguien de la familia como un hijo o la pareja se tornan más complicadas porque ninguno de los dos escuchan al otro o se hacen preguntas productivas. Probablemente si tú y yo negociáramos, uno de los dos podría tener una intransigencia a partir de lo que acabo de mencionar, pero si otro tuviera las habilidades de escuchar y preguntar con calidad, seguramente eso podría contribuir a que en muchas ocasiones se encontraran mejores opciones para cerrar productivamente algo que se negocie. 
     En conclusión diría que un buen cierre se da cuando se ha logrado llevar una negociación al mejor término posible porque han encontrado su posible mejor opción y ambas partes desean cerrar un trato, de la índole que sea.
     ¿Qué podrías reforzar entre tus habilidades para que la gente con la que negocia desee establecer mejores cierres contigo?
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo

 
 
Picture
     Mucha gente confunde trabajar duro con trabajar con eficacia. Cuando hace falta llegar a mejores metas u obtener mejores resultados la orden de otros suele ser: Hay que trabajar más duro. Sin embargo, si las cosas no están bien hechas, uno puede trabajar mucho más duro y obtener apenas un poco más de mejora. Eficiencia es tener la capacidad o los elementos para obtener el resultado y eficacia es la capacidad de lograr el efecto que se quiere. Así, yo puedo tener los elementos para vender, por ejemplo, tengo los catálogos, una lista de clientes, una muestra de producto, etc. Tengo todo para ser eficiente, pero no sé usarlo, así que puedo trabajar muy duro y no obtener resultados, al aprender a usar mis recursos soy más eficiente con los recursos que tengo y al aprender a lograr lo que deseo y alcanzar mis metas soy más eficaz. 
     No te enfoques en trabajar más y más duro, puede ser una opción pero es más importante optimizar el uso de los recursos con los que cuentas y aprender a obtener los mejores resultados posibles en menos tiempo y con más calidad. Vuélvete eficiente y trabaja con eficacia. Así te darás más cuenta que no hay que picar tanta piedra sino aprender a picarla bien. 
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo.

 
 
Picture
     Solemos temer cosas que, o no llegan a ocurrir o provocamos nosotros que ocurran de manera indirecta por el mismo temor que sentimos. Solemos sufrir por anticipado muchos resultados que podrían ser no gratos y esto suele generar ansiedad. Es común que alguien sufra por lo que otro podría responderle ante una petición, o sufra por anticipar una respuesta negativa, etc.
     Frenarnos por los temores y dejar de actuar hacia lo que deseamos muchas veces ocurre porque estamos defendiendo a nuestro ego; no es lo mismo que me niegues algo que te he pedido a que simplemente no lo obtenga porque YO no te lo pedí. Sin embargo, el resultado de lo temido es el mismo ya que finalmente no he obtenido lo que deseaba  y si me hubiera dado la oportunidad de ir más allá del temor al rechazo, quizá me lo hubieras dado. 
     Tú puedes hacer mucho más de lo que haces y lograr obtener muchos mejores resultados en diversas áreas de tu vida si te dieras la oportunidad de que las cosas no salieran como siempre esperes y a pesar de ello te gratificara el intento de haberlo hecho. Personalmente suelo hacerme dos preguntas: 1) ¿Qué es lo peor que puede pasar si hago esto?. 2) ¿No sería una ganancia a pesar de no obtenerlo ir más allá de mis temores para ejercitarme en le práctica de ir por lo que quiero? 
     Esas dos simples preguntas te llevan a aterrizar información más objetiva que la de quedarte atorado en las emociones de lo no deseado, y la práctica te van llevando a comprender que, más obtiene quien lo intenta que quien se queda paralizado.
     Hay mejores opciones para tu vida y me gustaría agregar algo al valor de ir más allá de los temores. Sea cual sea el objetivo en que desees mejorar o lograr, será más facil si además de entrenarte en el arrojo para hacerlo, te enriqueces de conocimiento que te lleve a más posibilidades de éxito. Así, si por ejemplo, quiero hablar en público, lo ideal es que no sólo me arroje al escenario, sino que esté preparado con algunas herramientas como un tema aprendido, alguna idea clara de lo que haré, etc. 
     Detecta algunos de tus miedos y ejercitarte poco a poco en superarlos. La gente más exitosa que ves en las revistas o en la televisión siente lo mismo que cualquier otra persona  como tú o como yo, lo único que los va haciendose distintos a tus ojos es el resultado de su práctica constante para lograr otro tipo de resultados. 
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo.

 
 
Picture
     En el artículo anterior mencionaba que metas vagas resultan a la mente difíciles o confusas de llevar a conclusión y ejemplos pueden ser: No es lo mismo decir quiero bajar de peso (que con el simple hecho de bajar 100 gramos para la meta el objetivo ha quedado cumplido) que decir quiero bajar 5 kilos.
Decirle a la mente: Quiero leer más, que decirle: Leeré 20 páginas por semana sobre mejora contínua o finanzas etc. No es lo mismo: Quiero ganar más dinero o ser más feliz, a decir: Quiero ganar 1000 pesos más cada mes o quiero discutir menos con mi pareja u hoy por la noche de mi depende que no discutamos, etc. 
     En cualquiera de los casos anteriores y el objetivo que tú pudieras plantear, la idea es que la meta sea cuantificable de alguna manera en tiempo, recursos, número de resultados, etc. 
     1. Plantea algún objetivo que sea claro y preciso como meta tomando como ejemplo la precisión que lo hará cuantificable.
     2. Es importante que la meta sea creíble a tu patrón de creencias, decir a la mente que hoy bajaré 40 kilos de peso es sana y prácticamente imposible, decirle que bajaré 2 kilos o venderé 2 productos más, o que leeré 10 páginas en 5 días etc es una meta que mi mente sabe que es viable, alcanzable y que es muy probable que pueda ser cumplida con excelencia.
     3. ¿Qué pasos concretos y también creíbles a mis habilidades, capacidades y creencias me acercarán a la meta sin excusa ni pretexto, cada día? Ejemplos: En vez de X cosa, comeré Y, Me documentaré más sobre mi producto y haré presentaciones mejor estructuradas o dos presentaciones más por día, o a la hora de la comida me daré el tiempo para leer dos páginas cada día, etc. 
     4. Me pongo en acción ya y cada día/noche mido mis resultados, buscando exceder en la medida de lo posible mis metas del día para que en cualquier pequeña falla al final de la semana haya cumplido el objetivo del periodo. 
     Cuando se tiene un seguimiento claro y preciso como el que planteo, se tiene una guía que hace mucho más viable el éxito de lo que te propongas. Lo resumo en esta línea: Precisión de objetivos creíbles, pasos concretos y medibles, periodo de tiempo para la meta y evaluación y revisión constante de que suceda sin excusa ni pretexto. 
     Empieza con metas pequeñas, donde lo más importante no sea el tamaño de la meta sino el habito de cumplir y lograr tus metas, recuerda que el éxito también es un habito.
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo

 
 
Picture
     No basta con decir: Quiero ser feliz, o quiero ser rico o quiero vivir mejor. 
     Al cerebro hay que ordenarle con la mayor claridad posible. Por eso, cuando deseas convertir tus sueños en metas, hay que establecerlas lo más claramente posible; reflexionar sobre los pasos que nos irán acercando a ellas, establecer idealmente un calendario de pasos a dar  y ponernos en acción para movernos, de donde nos encontramos hoy, hacia al punto donde deseamos estar. 

     1. Establece 3 metas a corto plazo, que sean creíbles  claras al cerebro y que sepas que puedes cumplirlas a como dé lugar.
     2. Establece las acciones más importantes para encaminarte hacia ellas sin excusa ni pretexto.
     3. Inicia ya y vé evaluando y optimizando las acciones hasta concluir.

     Hay que planear y ponernos en acción, ¡ya! En la práctica constante de ejercicios similares a éste se construyen nuevos hábitos de éxito. 
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo.

 
 
Picture
Ejercicio 002 – Hoy voy más allá de mis zonas de confort.

     1) Detecta y haz una lista de cuáles son las zonas de confort en donde sueles permanecer por más tiempo y que sabes que están afectando tu vida. 
     2) Detecta y haz una lista de cuáles son las cosas que has dejado pendientes por resolver y que sueles postergar sabiendo que si las tuvieras resueltas a tiempo te generarían más tranquilidad y menos estrés. 
     3) Toma ambas listas y enumera los puntos por prioridades, el uno para las más importantes de resolver y así sucesivamente.
     4) De acuerdo a tu disposición y a tus habilidades, determina qué cosa de cada lista te comprometes a resolver YA. Puede ser una al día como mínimo. Aquí lo más importante no es la cantidad sino la resolución y la continuidad de la conducta.
     5) Ponte en acción, recuerda que la teoría es buena pero al destino elegido se llega por medio de la acción. 

  Por las noches o en alguna hora del día que idealmente fijes y tengas la mayor tranquilidad posible, toma nota en tu cuaderno. ¿Qué cumpliste? ¿Cómo te fue? ¿Hay algo que mejorar o modificar? ¿Qué haré mañana a como dé lugar? Y ¿Por qué ha valido la pena hacer este ejercicio?
  Repite este ejercicio un día tras otro, y no dejes de anotar algo en ese cuaderno cada día. Será tu bitácora de trabajo y te aseguro que al pasar del tiempo, releer será muy ilustrativo y percatarte de dónde estás hoy y hacia dónde te irás moviendo. 

                    Hoy salgo de mi zona de confort hacia nuevas oportunidades
                    Hoy tomo acción para dejar de postergar y tener una vida mejor resuelta. 


     Ve el video correspondiente a este ejercicio: AQUI.
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo 

 
 
Una leída cada mañana por una semana y un poco de atención durante el día para recordarlo, no cae nada mal.
Picture
 
 
Picture
     Hay que encontrar tiempo para las cosas importantes y que repercutirán con relevancia en tu vida. Es muy común escuchar a muchas personas decir que no tienen tiempo para algo. Algunas veces podría ser un simple pretexto o justificación pero otras pareciera que realmente lo creen y no se percatan de como esa "falta de tiempo" les afectará más que si lo tuvieran a como diera lugar.
     Es de suma importancia tener claridad respecto de lo que no quisieras perder en tu vida y que posiblemente en ese extravío del tiempo aparentemente y no disponible para hacerlo, podrás perderlo. Lo curioso es que cuando surgen eventos apremiantes en la vida cotidiana sí solemos encontrar tiempo o usamos mucho del mismo para perdernos en distracciones o actividades irrelevantes.
     No te pierdas de lo realmente valioso en tu vida: Te invito enumerar cinco cosas importantes que no deberías dejar de hacer perdido en el pretexto de no tener tiempo y preguntarte si realmente no las haces porque careces de las horas requeridas o porque el precio que representa pagar las acciones hacia estas metas son mayores al beneficio que obtendrás. De ser así, sería bueno que empezaras a aceptar que no lo has dejado de hacer por no poder y poner de lado a la víctima que suelen cargar los pretextos. Y, si realmente te interesa, abre espacio para las ac, a como dé lugar, para las actividades requeridas  y logra tus sueños tus metas y tus objetivos, ahora que aún puedes construirlas.
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo

 
 
Picture
     Tus palabras generan influencia en tus propios estados de ánimo. Y, aquellos que suelen extraviarse en discursos victimistas, suelen pagar precios emocionales tan altos como la continuidad del dolor que se infligen en esa actitud. Uno puede no percatarse de que lo está haciendo por falta de atención, pero cuando es víctima de sus propios pensamientos y lleva estos a palabras, suelen terminar por afectar su realidad. 
     Los eventos de la vida son solo eventos, cómo los interpretamos o cómo nos relacionamos con ellos es elección nuestra. Una pérdida puede ser interpretada como la más fatal de las circunstancias o como la oportunidad de haber tenido algo o a alguien. Una pérdida económica puede interpretarse como una derrota absoluta o como una oportunidad de aprendizaje hacia nuevos caminos. 
     ¿Cómo te relaciones con tus circunstancias de vida? ¿Qué te dices a ti mismo de la gente que te rodea, de la vida y sus circunstancias? Detente por momentos y escucha qué piensas como ello te llevará a decir diversas cosas y tomar ciertas conductas. Ten cuidado con ser víctima de tus pensamientos porque te llevarán a creer realmente esa postura de víctima si es que no la estás asumiendo ya. 
     Siempre tienes la oportunidad de cambiar las interpretaciones de una manera proactiva, dejar la queja y el autoflajelo para ver las oportunidades hacia mejores caminos. 
     Muchas circunstancias de la vida pudieran parecer no elegidas por uno mismo, pero ser víctima de uno mismo o no serlo, sí es una elección personal.
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo