Picture
     Todos contamos con un cierto grado de tiempo, espacio y energía para dirigir nuestros pensamientos, opiniones y conductas hacia determinada intención. Algunas personas enfocan su energía, incluso sin percatarse, hacia pensamientos, acciones y decisiones que lejos de ayudarle a construir una vida mejor le llevan a deteriorar su espíritu, su voluntad, sus emociones y su calidad de vida.
     Otras tiene una mejor actitud gracias a que encaminan esta energía hacia cosas más positivas y pensamientos más constructivos.  Te comparto esta tabla de abajo para que veas la diferencia de lo que puedes hacer con tus pensamientos y cómo canalizar tu energía hacia un destino productivo. Te propongo que durante los días de esta semana te des a la tarea de escucharte poderosamente, de observarte más, de reenfocar tu energía hacia un mejor destino.
     Te sorprenderás de como con sólo hacer este ejercicio unos días, tus enfoques, tus conductas y tus resultados podrán mejorar tu vida

 
 
Picture
     El miedo tiene dos partes fundamentales, una muy buena: la que nos hace correr al ser perseguidos por un perro, lograr escalar bardas para escapar de un incendio, etc.
Sin embargo, otra que es el miedo psicológico, no es este tipo de miedo que necesariamente nos ayuda. Este miedo se refiere a algo que podría suceder. Algo está pasando en el presente pero el miedo origina al no desear algo que se presiente como posible y que probablemente ni siquiera llegue a suceder. Cuando sentimos este tipo de miedo perdemos el momento presente y nos vamos al pasado y al futuro. Y esto tiene mucho que ver con los procesos del Ego que se siente frecuentemente amenazado y siempre desea defenderse y atacar a todo aquello que pueda dañarlo.
Como dice Tolle, el Ego siempre se siente amenazado, no quiere morir y te lleva a tener un deseo compulsivo de defenderte, tener la razón, demostrar que el otro está equivocado. Y si se permite equivocarse es como morir y. el Ego, no quiere morir. O lo que es lo mismo no le permite al ser, vivir.
     Cuando dejas de identificarte con el Ego, el hecho de estar en lo correcto o no en una charla de café, por ejemplo, se vuelve intrascendente. Esto no afecta tu sentido de identidad. En cambio, al personaje que has creado a partir del Ego, sí lo afecta.
Y si el Ego no se defiende cuando siente temor de ser afectado, genera una necesidad compulsiva de hacerlo, te hace, quizá, sentir vulnerable, nervioso, tenso, iracundo, miedoso... quiere defenderse a toda costa, tiene miedo.
     Reflexiona en esto, observa durante los próximos días tus actitudes defensivas a partir de esos miedos psicológicos. Detecta cuando el Ego empieza a ganarte la batalla, no le gana a tu acompañante en la mesa del café, tu oficina o tu recámara... le gana a tu posibilidad de simplemente SER. ¿No ves que para el Ego el simple hecho de equivocarse es perder?
     ¿Te defiendes? Obsérvate. ¿De qué te defiendes? ¿De una identidad ilusoria? ¿Un personaje ficticio que hoy crees ser?
Esto puede ser el final de tantos pleitos y juegos de poder que finalmente no llevan a ganar a nadie. Ni siquiera a ti mismo, pues más allá del triunfo suele haber alguna pérdida... ¿emocional?
     El pasado y el futuro más allá de las emociones, sirve para resolver asuntos prácticos que aligerados de Ego nos ayudan a resolver de mejor manera muchos eventos.
     El poder sobre los demás es debilidad disfrazada. Esto sucede una y otra vez porque solemos relacionarnos como Ego, como Yo y no como algo que sería mucho más provechoso, como un Nosotros.

 
 
Picture
     Para muchos, ser feliz es una expectativa de algo que se logra y se alcanza tras un camino recorrido. Muchas personas se dan a la tarea de realizar tareas en su vida esperando que “en algún momento llegue la felicidad” y ésta no parece llegar jamás.
    La felicidad, no es algo que se siembra para cosecharse algún día sino algo que puedes vivir en el aquí y el ahora. Para fines prácticos déjame describir la felicidad como un estado de aceptación del presente disfrutando del mayor número de circunstancias posibles (mientras mayor sea el número de momento gozosos que los de sufrimiento, será uno más feliz).
    La felicidad tiene mucho que ver con el enfoque que das a tu vida, así, será muy distinto si trabajas y te enfocas solamente en tener que trabajar para ganar dinero y verlo como un esfuerzo no deseado, a si te enfocas  en el privilegio que tienes para servir a otras personas y ayudarles a que resuelvan sus necesidades a ese respecto. Si eres madre de familia y “tienes” que servir el desayuno a tus hijos, es distinta la postura de “tengo que ejecutar la tarea de darles de desayunar”, a la felicidad de poder ser útil a tus hijos en esa tarea.
    La felicidad inicia en la actitud que tienes hacia los detalles de tu diario vivir. Es una elección personal. Esa gente que generalmente está buscando el “pero”, está quizá inconscientemente boicoteando su felicidad. Ejemplo: Hoy por fin pude comprarme unos zapatos PERO no eran los que yo deseaba… hoy sale el sol, PERO me lastima los ojos, hoy me dijeron que me quieren PERO no me lo dijeron en el tono que yo lo deseaba… hoy ocurrió esto, PERO… yo elijo una condición para que no sea tan bueno, etcétera.
    Sé alguien propenso a la felicidad. No todo tiene que ser perfecto, uno es quien lo perfecciona y le ve las posibilidades de gozarlo y mejorarlo. La gente más agradecida es más feliz porque está enfocada en lo que tiene que agradecer. Y ser agradecido no es sinónimo de ser conformista. Puede que hoy tenga muchas cosas que mejorar y corregir en mi vida y estar dispuesto a hacerlo, pero la actitud de partir desde el agradecimiento de lo que hoy tengo en mi presente, enfocado en una actitud grata para aprender y ponerme en acción para que día a día sea mejor, y cada día mejor, lo hará más venturoso.
    Hoy, enfócate más en agradecer, en aprender, en mejorar y en gozar muchos más pequeños momentos del día y descubrirás que en la suma de gozar más y más detalles se va construyendo un estado mucho más feliz.
    La felicidad, también es un hábito.


 
 
Picture
      A la generación de los Baby Boomers (los que nacimos entre los 40´s y los 60´s), nos tocó un formato de educación sumamente limitado. Nos enseñaron que para ser educados e instruidos en primer lugar teníamos que ir a una escuela de educación formal. Muchas de nuestras tareas escolares eran resueltas con las enciclopedias que nuestros padres podían comprar para beneficio de la familia, en donde muchas veces los datos terminaban por ser obsoletos de acuerdo a la última edición impresa o de cuándo nuestros tutores las hubieran adquirido. A veces, para concluir la tarea, teníamos que ir a una biblioteca pública donde los libros podía ser tan antiguos o aún más de los que teníamos en casa.
    Hoy las cosas pueden ser mucho más sencillas que antes, tenemos mucho más acceso a la información en un mundo globalizado; la información que se escribe en España y se sube a la red, puede ser leída segundos después en América. Internet es una fuente inagotable de información donde, si bien es cierto que uno puede encontrar información incorrecta, también puede darse uno a la tarea de buscar la información que provenga de diversas fuentes para corroborar la certeza de la información y el valor de lo que lee.
     Hoy, más que nunca, hay que dar importancia a la autoeducación.  La ignorancia te cierra la posibilidad de ver oportunidades o soluciones a tus metas y propósitos. Autoeducarnos es una de las maneras más procuctivas para ampliar nuestros horizontes y posibilidades y así construir la vida que deseamos.
     Reflexiona en tu presente, en el puesto laboral que puedas tener, en la educación formal que hayas obtenido, y te propongo que eso sea solamente el punto de partida para educarte más.  Si hay sueños no cumplidos y te ha faltado educación o formación para cumplirlos, hoy tienes infinidad de recursos para asumir la responsabilidad de educarte a favor de la realización de tus sueños y metas. Lo demás, es un pretexto que muchos usan para justificar la circunstancia de vida que están viviendo y no les gusta.
     Mira tu entorno y sí encuentras gente que está obteniendo lo que tú deseas, con capacidades similares a las tuyas, será relevante para tu éxito que te enfoques en observar qué hacen, qué saben y qué procedimientos toman para que tú aprendas de la experiencia de ellos, te des a la tarea de obtener información y conocimiento para tomar acción hacia tus metas.
    Asume tu Autoliderazgo, toma tu propio poder autoeducándote más allá de la formación oficial que te hayan podido dar.
    En asumir la responsabilidad personal, reside un verdadero poder.

 
 
Picture
     Un mal hábito común es el de postergar obligaciones, asuntos pendientes y circunstancias que requieren ser resueltas con determinada fecha límite. Algo de lo que muchas veces no nos damos cuenta, es que postergados por pereza o porque creemos que estamos muy ocupados con otras cosas o por temor a afrontar determinada circunstancia en el momento que tengamos que resolver algo.
     Sin embargo, es muy importante observar que pagamos un precio muy alto por postergar las cosas. Si se trata de pereza, nos regalamos un momento de aparente descanso pero lo más seguro es que acumulemos una cierta cantidad de angustia al saber que tarde o temprano tendremos que resolver ese asunto.
     Si hemos postergado en la creencia de que estamos demasiado ocupados, entonces esto supone que estamos marcando otro tipo de prioridades a otros asuntos que por alguna decisión personal hemos elegido darles más importancia antes de solucionar lo que estamos postergando.
     Lamentablemente, muchas veces, no es que no tengamos tiempo, sino que nos extraviamos en demasiados distractores como conversaciones, redes sociales, chateos irrelevantes y cosas por el estilo.
     El precio que podemos pagar por esta conducta, suele ser emocionalmente alto debido a que vamos conservando esa especie de estrés y angustia que estará ahí hasta que hayamos resuelto lo necesario.
     Cuando postergamos por cierto miedo, es irónico que sumado al miedo tengamos la angustia de saber que no hemos cumplido algo que tarde o temprano tendremos que resolver.
     Una manera de romper o ignorar el mal hábito de postergar nuestras necesidades y nuestros compromisos, es entrenarnos a llevar una especie de agenda donde todos los días tengamos claros los puntos que debemos resolver y establezcamos un orden de prioridades. A partir de la lista que puede uno escribir respecto del día de hoy,  puede elegir solucionar las cosas más importantes y hacer esta tarea todos los días, antes de extraviarse en distractores y asuntos irrelevantes.
     Si detectas que hay algún temor en la solución  y eso te hace postergar, yo te propongo empezar por los que puedn resultarte más leves y que sabes que está en tus manos resolver; y esto re quitará un poco de estrés al ir viendo que tu lista disminuye.
     Date a la tarea de ponerte en acción, empieza la lista de los asuntos que requiere solucionar e inicia las acciones para solucionarlos, lo ideal es que tu lista vaya siendo menor cada día y vaya convirtiéndose en una lista de asuntos actuales y no asuntos almacenados por quién sabe cuánto tiempo.
     La gente que se entrega a resolver y ejecutar más, tienen mayores posibilidades de lograr el éxito en las metas y objetivos que se proponga.

 
 
Picture
      Para muchas personas, es algo común que al ver frases, reflexiones o artículos, respecto de mejora personal, su primer impulso sea pensar acerca de lo que otras personas deberían corregir.
     Hace muchos años, cuando inicié en el mundo de la capacitación y asistía a los primeros cursos de entrenamiento, me enfocaba en lo que sucedería si yo le dijera tal o cual cosa a tal o cual persona para que ellos corrigieran sus vidas. De lo que yo no me percataba en ese momento es que el mayor poder del aprendizaje, no residía en mirar hacia fuera y pensar sólo en los otros, sino en lo que yo ganaría si lograba mirar hacia mi.
     Leer una reflexión, escuchar una frase, escuchar a un conferencista, tomar un curso, etcétera, siempre abre enormes posibilidades para mejorar, si yo tomo algo de lo que leo u observo y me pregunto: ¿qué estoy haciendo yo o qué podría corregir a partir de hoy?
    Facebook se ha vuelto una plataforma social en donde podemos ver lo que hacemos y decimos , muchas personas:  estoy consciente de que muchas páginas de las redes, están inundadas de frases, de reflexiones y de artículos que pueden ser de buena o mala calidad pero ahí están y, lo más relevante, es el análisis que puedan provocar y el beneficio que tú puedas tomar de ellas para beneficiar tu vida y no sólo para pensar en cómo corregir la de otros.
    Hay capas del ego que intentan protegernos y nos pretenden alejar justamente de ese análisis de nosotros mismos,  a pesar de que ahí, en nosotros mismos, pueda también estar el mayor beneficio.  Hay que ver menos hacia afuera y ver más hacia dentro.
    Te propongo que durante los próximos día, al leer una revista, un libro, una frase o un artículo, lejos de pensar en lo que otros deberían corregir, te enfoques más hacia ti. ¿Donde está tu área de mejora y las cosas que si tú corriges, independientemente de lo que hagan otros, te llevará a tener una vida mejor?
     Seguro estoy también, de que mientras más personas asumamos la responsabilidad de mirar hacia dentro y corregir desde dentro, iremos construyendo juntos un entorno mucho más productivo que si seguimos pretendiendo que otras personas corrijan antes que nosotros

 
 
Picture
La queja sin solución es veneno para el espíritu.

      Publiqué en facebook una frase respecto de que la queja sin solución solamente envenena el espíritu; curiosamente en las respuestas y comentarios a dicha frase, me encontré una gran duda e incertidumbre de muchas personas acerca de cómo manejar esta circunstancia.
     Algunos escribieron diciendo que no podrían quedarse callados, evitar la queja, reclamar algo, decirle a su jefe su molestia, o decirle a su pareja lo que le molesta de él o ella.
    La queja, por lo general, suele ser un proceso reactivo, una reacción que proviene de un impulso de algo que molesta a la persona que se queja. La queja aparentemente sirve para desahogar algo que me está incomodando en el interior, pero si yo sólo me quejo contigo de algo que me molesta y no hay propuesta, es muy probable que tu reacción sea quejarte de igual manera y haremos una especie de ensalada de incomodidades, molestias y recriminaciones  en donde terminamos, posiblemente, sintiéndonos peor sin haber resuelto nada.
    No quiero decir, bajo ninguna circunstancia, que una persona no puede quejarse de algo que le molesta, la frase dice que la queja sin solución es veneno para el espíritu, luego entonces, lo ideal es que haya una propuesta posterior a manifestar algo que puede no agradarme o no ser modificable.
    Si una persona se queja una y otra vez, está manifestando una molestia pero no necesariamente está solicitando una respuesta o cambio de conducta, sino que vive quizá en una silenciosa expectativa de que algo casi milagrosamente pueda cambiar. Pero quien hace una petición concreta tiene la posibilidad de corregir así como la posibilidad de encontrar una respuesta no grata a lo que puede ser lo que espera como respuesta. Cuando hay una petición o pregunta, se corre un riesgo que muchas personas no desean aceptar: escuchar la verdadera respuesta de nuestro interlocutor.
     Sin embargo, me atrevo a afirmar que toda persona que hace una propuesta clara y definida después de haber manifestado una inconformidad tiene la opción de recibir una respuesta que, le guste o no, le lleva finalmente a ganar algo: Conocer la respuesta y la decisión de la otra persona con la que estamos negociando. Hacer una pregunta o hacer una propuesta clara y definida, supone la gran responsabilidad de escuchar la respuesta y no necesariamente servirá para obtener la respuesta que deseamos, sino para conocer las circunstancias real de donde estamos parados.
    Si se negocia con paz, con tranquilidad y con un enfoque objetivo y una meta clara y, no logramos resolver lo que nuestra expectativa quisiera, al menos conoceremos el terreno real y de ahí, con absoluta responsabilidad, podemos tomar decisiones lejos de continuar quejándonos eternamente. Te invito a reflexionar en esto y ejercer tu Autoliderazgo.

 
 
Picture
     CUPO AGOTADO    
Este sábado 12 de marzo de 2016 conversemos de Autoliderazgo, hablemos de las herramientas fundamentales que nos llevan a planear objetivos claros y a mejorar nuestra vida en las áreas donde desees hacerlo.
     La mejora de nuestra salud, vida financiara y de nuestras relaciones personales, inicia en nuestros procesos de pensamiento y en nuestras creencias que, a la vez, nos llevan a tomar determinadas acciones y a obtener los resultados que hoy tenemos.
     En esta presentación de aproximadamente dos horas reflexionamos acerca de nuestro presente y de nuestras posibilidades para desarrollar un plan de acción hacia mejores resultados tanto en nuestro mundo social, como familiar y de negocios.
     Una presentación teórico-práctica en donde te llevas el libro impreso del Autoliderazgo con un plan de acción para ejecutarlo en 30 días y ver resultados a corto plazo.

     Autoliderazgo-Mérida es un servicio social que procura una mejora sustancial de nuestra sociedad así como de nuestro entorno familiar y de negocios.

CUPO AGOTADO
Fecha del evento: Sábado 12 de marzo de 2016
Lugar del evento: Calle 49 # 502 X 60 y 62, Centro, Mérida, Yucatán.
Horario:
17:00 Horas (iniciamos puntuales)
Duración del evento: Aproximadamente 2 horas.

Cuota de recuperación: $ 500 pesos (libro impreso incuido).
Trabajamos con grupos muy reducidos.

 a info@guidorosas.com

Para pago con tarjeta de crédito, puedes hacerlo a través de Paypal con el siguiente botón:
(Dentro de la forma de pago Paypal, puedes poner el número de personas y presionar: Actualizar)
.

Click to set custom HTML
 
 
Picture
     Quiero que observes tu entorno. ¿Qué es lo que una persona puede dar a otra si desea brindarle algo? Evidentemente uno puede dar lo que primero ha obtenido para sí. Un ejemplo es que para que yo comparta alguna información contigo primero debí obtenerla yo; esto me da la posibilidad de brindártela.
     Para poder brindar un poco de amor a mis semejantes, o un acto de generosidad o de beneficio a otras personas, lo primero que requiero es haberlo tenido para mí. Así sucede con la abundancia financiera, para que yo pueda darle dinero a un hijo o pagar un salario a un empleado, primero debí de haberlo obtenido de manera personal por algún medio. Nosotros, podemos compartir lo que tenemos Y es por eso que cuando hablo de Autoliderazgo habló de la capacidad de tomar las riendas de nuestra vida y de la importancia de comprender el valor de enriquecernos en todos los sentidos posibles, a nosotros mismos.
    Quiero proponerte hoy que observes un poco como las personas, efectivamente, pueden brindar lo que primero poseen. Y ahora llévalo a primera persona, es decir, reflexiónalo a partir de ti: ¿Qué es lo que tengo a nivel de conocimiento que puedo compartir? ¿Como son las emociones que generalmente habitan en mí porque son las emociones que comparto y a partir de las que me relaciono? ¿Cómo es mi vida financiera que es justamente la que me permite cuidar, guardar, endeudarme, o aportar? Trabaja los tres puntos siguiente:
     1.     ¿Qué estás dispuesto a aprender esta semana a como dé lugar, que haga que en una semana seas más rico en el conocimiento del tema que tú elijas? Recuerda que más que sea para demostrar a otro tus sabiduría sea para beneficio de ti mismo y en consecuencia para compartir a otros.
     2.     ¿Qué enfoque le darás a tu vida emocionalmente esta semana para llevarla de una manera más agradable y más servicial empezando por servirte a ti mismo? Con esto me refiero a poder programar algo como: Esta semana me enfoco en ser más generoso, más amable, más auxiliador o cualquier cosa que tú elijas pero que asumas una decisión de poder con ella servirte más a ti y al entorno que te rodea.
     3.     ¿Qué observaré esta semana y en dónde optimizaré mis recursos económicos o aportaré a deudas pendientes que me hagan al paso de la semana si no estar mejor, al menos no estar peor que la semana anterior, y que eso me permita ir recuperando terreno benéfico en mi economía? Hay muchas cosas que se pueden optimizar, que se puede observar, y se pueden corregir si hay conciencia del camino para que tu vida sea más sana con el paso de los días.
    Obsérvate mucho, escúchate mucho, y percátate de todas las pequeñas oportunidades que tienes para corregir en el camino y para enriquecerte un poco más en todo sentido. Mientras más tengas a nivel emocional, financiero y de conocimiento, más podrás brindar inconsecuencia. Te invito recordarlo.

 
 
Picture
      ¿Hasta cuándo permitirás que sean las circunstancias las que rijan tu vida y den como resultado lo que posiblemente no deseas para ti? Muchas personas de pronto se descubren con 30, 40 ó 50 años, y se dan cuenta de que la vida que tienen no es la que hubieran deseado cuando la fantaseaban tiempo atrás.
    También considero cierto que la mayoría de las personas viven la vida en el día día sin una planeación, sin asumir responsabilidad de muchas de sus circunstancias a pesar de que pueda no gustarle su presente. ¿Es posible retomar las riendas de la vida a pesar de tener 30, 40 ó 50 años? Por supuesto que sí.
     Hay cosas que hoy probablemente ya no puede uno cambiar; como la edad que uno tiene o la historia de su padaso familiar, social y profesional.
     Lo que uno sí puede hacer es tomar conciencia de cuáles son las cosas que no negociables de su presente porque ya no se pueden modificar y cuáles son las que sí está en sus manos cambiar de alguna manera para construir una vida mejor.
     Hay tres factores que yo siempre veo en el Autoliderazgo: la salud, la vida financiera y la vida emocional.
     En cuanto a la salud
, uno puede preguntarse: ¿Qué cosa puedo hacer el día de hoy dentro de mis creencias y mis capacidades que si lo pongo en práctica todos los días lograré modificar algo en beneficio de mi salud?
     En cuanto a finanzas personales: ¿Qué puedo hacer hoy con referencia mis finanzas, como evitar un gasto innecesario en cosas superfluas antes de haber pagado deudas que tengo contraídas o algo por el estilo?
     Y, en cuanto a la vida emocional: ¿Qué pensamiento puedo ejercitar a favor de mi tranquilidad o de mis relaciones personales más cercanas?
     Date a la tarea de jugar el juego que te presento; tres pequeñas tareas para modificar un proceso de pensamiento, una conducta y un resultado tanto de tu salud, como de tu vida financiera y de tus relaciones personales.
     La tarea continua de ejercitarte en tu Autoliderazgo será la que sin lugar a dudas irá construyendo en la suma de varios días, una vida mejor. Lo más valioso es ir más allá de la teoría y ponerse en acción.