Picture

Responde el ejercicio por escrito:

1) ¿Cuántas horas del día suelo ser productivo?
2) ¿Qué estoy haciendo para mejorar mi vida financiera?
3) ¿Qué he aprendido en el último mes para tener nuevas estrategias y caminos más exitoso?
4) ¿A quién suelo culpar de mis circunstancias o problemas actuales?
5) ¿Cómo suelo justificar mi falta de logros?
6) ¿De qué suelo quejarme que no resuelve nada hacerlo?
7) ¿Cómo suelo perder el tiempo durante el día?
8) ¿Qué decido aprender desde hoy para mejorar mi vida financiera?
9) ¿Qué haré distinto a partir de hoy para mejorar mi vida financiera?


Decreto: Hoy asumo mi Autoliderazgo. Elijo alejarme lo más posible de la gente que sólo suele quejarse. Me enfoco en obtener nuevos aprendizajes que me conduzcan a nuevas habilidades y mejores resultados.

Reflexión de poder: Seguir siendo pobre no ayudará a nadie; aprender a enriquecerme me abre a posibilidades para mejorar mi vida y ayudar a los demás.

 
 
Picture
     Algo de lo que usualmente no nos percatamos es que estamos en constante comunicación con nosotros mismos, y a partir de esta comunicación vamos ayudándonos a mejorar en nuestro día día o vamos entorpeciendo el camino que pudiéramos recorrer.
     La manera en que construyes tu autoplática tiene mucho que ver con tu proceso de vivir, gozar la vida y obtener los éxitos o fracasos que tienes. Si tú no te percatas de esta autoplática es muy probable que estés lleno te frases como: No se puede, eso no es para mí, estamos en crisis, es la vida que me tocó vivir, etc. Frases repetidas de este tipo lo único que provocan es que la mente nos lleve a ponernos en una posición estática ya que si de alguna manera la mente comprende que algo no se puede o que no hay nada que hacer, esto le lleva a tomar la decisión de no tomar acción.
   Aprender a conversar con nosotros mismos de una manera más productiva nos lleva a hacernos más preguntas cuando estas frases negativas o limitantes surgen. Preguntas como: ¿Realmente no se puede? ¿Cómo se puede? ¿Alguien puede? ¿Quién y qué puedo yo aprender? ¿Dónde está la posibilidad? Nos llevan a poner a trabajar a la mente e incitarla a que busque posibles respuestas que si las aceptamos, nos lleven a una tarea para mejorar lejos de quedarnos estancados dónde estamos.
     Te propongo que reflexiones respecto de lo que te dices a ti mismo comprendiendo que este ejercercicio inicia en lo que sale de tu boca.
     Lo que hablas proviene de tus pensamientos y tus creencias. Aprender a cuestionar las puede llevar a obtener nuevas acciones y mejores resultados en todas las áreas de tu vida. Ponte en acción con Autoliderazgo y asume más la responsabilidad de tus pensamientos, acciones y resultados.