Picture
     ¿Quieres realmente construir una mejora sustancial en tu vida, en tus negocios, en tus relaciones y en tus resultados? Es de suma importancia dejar de justificar de una y mil maneras todas las razones que te impiden crecer.
     Es de suma importancia que lejos de buscar explicaciones y justificaciones te preguntes si realmente quieres un verdadero cambio. Si realmente deseas mejorar, indudablemente puedes hacerlo; el primer paso es dejar de sentir lástima por ti mismo, dejar de sentir que no has tenido las oportunidades esperadas o esperar a que suceda algo fantástico y milagroso en el exterior para que las cosas mejoren.
     Si algo de tu día de hoy no está yendo lo bien que te gustaría, lejos de sólo explicartelo y perderte en las justificaciones, yo te invito a que te hagas algunas preguntas: ¿Qué me hace falta aprender?, ¿qué responsabilidad me hace falta asumir? y ¿dónde está la oportunidad del día de hoy para romper ese ciclo viejo y emprender un nuevo camino? Si tras leer estas breves líneas te das a la tarea de reflexionar unos instantes y empiezas por detectar qué tienes que reaprender en tu presente y te das a la tarea de tomar acción desde ya, indudablemente esta misma semana las cosas empezarán a mejorar..
     Ve más allá de la lectura de frases y de artículos y propicia una mejora sustancial en tu vida. Autoliderazgo es asumir la responsabilidad de tus aprendizajes, de tus nuevas acciones y de construir, a como dé lugar, nuevos y mejores resultados.
No importa que tan grande o pequeña pueda ser tu decisión de asumir algo nuevo que aprender y de tomar acción para mejorarlo; lo importante es que decidas algo y tomes acción hoy.

TAREA: Toma un pedazo de papel, anota tres cosas que asumes que debes de aprender y/o mejorar, piensa cómo puedes empezar el día de hoy y, ahora, ponte hacerlo.
Ponte en acción con el libro Autoliderazgo de Guido Rosas. Conoócelo presionando AQUÍ.

 
 
Picture
Muchas personas sueñan con alcanzar el éxito pero cuando piensan en él, lo consideran como una idea etérea y en muchos de los casos inalcanzable. El éxito está mucho más cerca de lo que algunas personas piensan y no necesariamente está vinculado a resultados multimillonarios o hazañas milagrosas.
     El éxito, es la obtención de un resultado deseado y éste puede estar canalizado tanto a lo espiritual, como a tus relaciones, a tus metas personales u objetivos de negocios.
    Generalmente nos muestran modelos de éxito de gente que ha sobresalido por sus altos resultados y pareciera que son seres casi inalcanzables, al menos a lo que pudiera ser muchos de nuestros propósitos y nuestros sueños. Sin embargo, siempre estamos en la posibilidad de reinterpretar ésta idea y sus conceptos usados en el día a día.
     El éxito es simple y llanamente el logro obtenido de algo que se ha planeado o anhelado. Lo primero que se requiere para tener éxito en algo, es tener un objetivo preciso y claro. Si tu objetivo es muy alto o aparentemente muy complicado, lo ideal será subdividirlo en muchas pequeñas metas que en su suma te lleven al destino final. Así, por ejemplo, si hoy tuvieras un ingreso de $500 mensuales y tu anhelo fuera obtener $2000 ó $5000, sería necesario aclarar a tu mente cuáles son los requerimientos, capacidades y habilidades que requieres para alcanzar el objetivo deseado.
     Si tu anhelo es lograr ganar $5000 mensuales pero hoy solamente recibes $500, puedes crear pequeñas metas que supongan alcanzar $100 más a determinado plazo y luego un poco más y en este camino, aparte de ir logrando metas menores, éstas te ayudarán a ir alcanzando poco a poco el objetivo final.
     También es importante observar que podrías requerir más conocimiento acerca de un tema o nuevas habilidades que puedes ir obteniendo como pequeñas metas.
     El éxito se construye día a día y si tú estableces en una hoja de papel algunas metas a largo plazo y las divides en metas de mediano plazo, y una vez más las divides en pequeñas metas de corto plazo para ir cumpliendo día a día, seguramente en la práctica constante y los aprendizajes cotidianos, podrás ir construyendo una suma de muchos pequeños éxitos para, en consecuencia, conducierte hasta tus anhelos más grandes. Lo más importante, siempre digo, es ir más allá de la teoría y ponerse acción para comprender mejor El arte del éxito.