Picture
      En ocasiones he escuchado que pueden generarse ciertos encuentros no muy favorables entre dos generaciones  o grupos donde uno de ellos ha vivido la experiencia de trabajar determinado tiempo con su conocimiento empírico y con estrategias que han llevado al logro de objetivos y por otro lado un grupo producto de nuevos valores, de jóvenes recién egresados de instituciones reconocidas por la calidad de su enseñanza. En diversas empresas he tenido la experiencia de encontrar una especie de rivalidad entre estos adultos experimentados y estos jóvenes. Cada uno defendiendo su postura desde su perspectiva personal.
     He escuchado comentarios como: “¿Qué viene este joven a enseñarme por muy importante que sea la institución de la que egresa cuando yo tengo más de 20 años de experiencia sabiendo cómo hacer lo que hago y obteniendo los resultados que he obtenido?”  Y, por otro lado, jóvenes que miran a esos individuos con experiencia expresándose con frases como: “¿Por qué ese señor no entiende que sus estrategias son caducas y en muchos de los casos obsoletas?”
    Creo que en ambos casos, la peor pérdida de oportunidades se puede generar por la arrogancia de cada una de las partes pensando que su lado tiene la razón y negándose a la apertura de la oportunidad que la otra parte brinda. Y si podemos observarlo de esta manera también podríamos llegar a la conclusión de que en ambas partes hay una extraordinaria oportunidad.
     El experimentado puede aprender de lo novedoso y la contraparte aprender del experiencia que ha probado sus sistemas más allá de la teoría, evidenciando el logro de sus metas. La combinación de ambas partes, quizás podría producir mayores resultados, una mayor sinergia y en consecuencia una integración poderosa para construir una mejora continua cada día.
     El nuevo manual te puede dar un lineamiento estratégico claro y definido para alcanzar un objetivo, la experiencia te da un camino probado respecto de cuando algo ha podido lograrse con buenos resultados.
     Tomar la experiencia de quien ha logrado una y otra vez un éxito continuo unido a una estrategia que pueda economizar el esfuerzo para continuar logrando el éxito en un camino más breve, práctico y sencillo, es el balance justo para incrementar el éxito de ambos en tiempo, forma y resultados.
     Yo propondría a ambas partes ir más allá de su propio valor para que con la suma del experiencia, nuevas estrategias y oportunidades se construyera un equipo más sólido y más productivo.
     Valdría la pena que más personas ante circunstancias como las antes descritas siempre estuviéramos abiertos a aprender tanto de la experiencia probada en sus buenos resultados  como de las posibles nuevas estrategias y construir mejores caminos para llegar a resultados aún mejores de una forma más directa práctica, eficiente y eficaz.
     Quizá las herramienta más poderosas para iniciar este camino serían tener más disposición y tomarlo con más humildad.


 
 
Picture
     La envidia es considerada uno de los pecados capitales y más allá de las cuestiones religiosas respecto a lo que la envidia se refiere, me parece que en la vida, la envidia puede ser un gran pecado en el camino de tu desarrollo personal.
     La envidia es una postura que lejos de llevarte a obtener, a ganar y a producir, generalmente te lleva a criticar, a juzgar con severidad y a demeritar los éxitos, esfuerzos y logros de otro ser humano. Una persona que suele estar instalada en la envidia, generalmente está enfocada en una sensación de malestar para buscar todas las justificaciones del éxito ajeno.
    Ahora hablemos de la admiración, a mí me gusta verla como la contraparte de la envidia. Cuando lejos de envidiar, nosotros decidimos enfocarnos en admirar el éxito o los logros de otras personas, podemos constuir una productiva admiración que nos llevará a tener un enfoque más productivo.
    Si yo te admiro, desearé aprender de ti, enfocarme en las cosas que si yo obtuviera como habilidades, relaciones, posibilidades, etcétera, me permitiría crecer como ser humano. Te tomaré como modelo de éxito para encaminarme hacia mejor destino.
     Si te descubres criticando el éxito ajeno o justificándolo, te propongo detenerte unos instantes para reflexionar acerca de lo que está propiciando que tengas esa actitud.  Y si descubres que has tenido rasgos impulsivos de envidia, al percatarte, puedes reenfocarte de una manera más proactiva para buscar las cosas buenas que han llevado a la otra persona al sitio donde está y, poco a poco, aprender, valorar y ejecutar nuevas acciones para avanzar hacia una vida más plena en todo sentido.
    Mientras la envidia destruye posibilidades de crecimiento y buenas relaciones. La admiración puede hacer exactamente lo contrario.
     Haz un análisis de gente que ya logra lo que tú deseas, aprende a admirarlos, aprende de ellos y ponte en acción para salir siempre de un camino limitante y enrutarte en un camino de crecimiento constante.

 
 
Picture
     A veces, las cosas no salen como nosotros esperábamos. Sin embargo, es muy común ver que la gente repite las mismas acciones una y otra vez pensando que esas mismas acciones en el mismo camino le llevarán al destino o a la meta deseada.
     Lamentablemente esto no suele ser así. Muchas veces, lo que la gente no se regala es un minuto para reflexionar y para observar las cosas que a ellos no les funcionan y observar a aquellas personas que sí están obteniendo los resultados esperados.
     ¿Qué acciones distintas toman otras personas que observo que sí estan logrando lo que yo deseo?
     Aquí lo más relevante es que la mente funciona de esta manera: Cada vez que tú deseas buscar una explicación o justificación para explicar el porqué no tuviste un resultado, tu mente se enfoca justamente en buscar pretextos y no soluciones. Si lejos de hacer esto te haces más preguntas respecto de qué te hace falta aprender, qué podrías hacer diferente, de quién puedes aprender como líder porque está obteniendo los resultados que tú deseas y cosas por el estilo. Lejos de la justificación que te llevará a continuar en el mismo sitio donde no quieres estar, obtendrás aprendizajes nuevos para ejercitarte con pequeñas y nuevas conductas cada día y así mejorar el camino hasta donde tú desees llegar.
     Las personas podemos hacer muchas más cosas de lo que generalmente hacemos, pero un buen principio para mejorar y lograr más es dejar de buscar pretextos y justificaciones para enfocarnos en buscar mejores soluciones.

 
 
Picture
     Si no todas las personas, me atrevo creer que al menos la mayoría, conoce la frase de que tu cuerpo es reflejo de lo que te alimentas. Sin embargo, esta frase me gusta tomarla más allá de lo que pudiera ser el alimento físico, el alimento de nuestro cuerpo.
     Es obvio que una mala dieta alimenticia puede verse reflejada en el resultado de un cuerpo fuera del peso o forma que se pueda considerar adecuado a la estatura y a la edad de una persona, pero también puede tener consecuencias no gratas respecto a lo que nuestra salud se refiere. Es obvio que en muchos de los casos, más allá de aparentemente vernos bien, al consumir alimentos de baja calidad y bajo contenido nutricional, esto puede propiciar un deterioro físico que tarde o temprano aflorará.
     Nuestra vida es como nuestro organismo, con la diferencia que el alimento que le damos a nuestra vida es la calidad de pensamientos, la calidad del conocimiento que adquirimos y la calidad de las acciones que ejecutamos.
     Valdría la pena reflexionar unos minutos, cada día, para observar los alimentos que tomaremos así como la calidad de información y conocimiento que adquirimos.
  • ¿Qué tipo de comida ingiero el día de hoy?
  • ¿Qué tipo de televisión veo?
  • ¿Qué tipo de noticias busco para informarme?
  • ¿Qué tipo de literatura leo?
  • ¿Qué acciones ejercito prácticamente para propiciar los fines de la vida que deseo?

      Hacernos más a menudo este tipo de preguntas para percatarnos del alimento que le damos a nuestro cuerpo, a nuestra mente y a nuestro corazón nos ayuda a propiciar una mejora en todas las áreas de nuestra vida.
     Un extraordinario ejercicio que puedes hacer a lo largo de varios días es prestar atención al conocimiento, al alimento que ingieres y a las prácticas constantes que le estás dando a tu vida. Mejorar la dieta emocional, de conocimiento y de alimentos nutritivos, otorgará sin duda un mejor resultado en todas las áreas de tu vida.
     Y si no sabes mucho al respecto, quizá el primer paso sea ir a buscar nueva información.


 
 
Picture
      En el camino del éxito y del Autoliderazgo es necesario cambiar pensamientos viejos que se han vuelto obsoletos e inútiles. Nos han enseñado en muchos países a competir con los demás pero no a competir con nosotros mismos. Es justo en esta competencia individual donde yo considero que está la fuerza más poderosa  que tenemos para crecer y avanzar.
     Siempre digo que cuando compito con el vecino, someto mi crecimiento al crecimiento del vecino ya que si él deja de mejorarse a sí mismo es muy probable que yo en consecuencia, deje de mejorar también. Pero cuando yo me enfoco en ser mejor que yo mismo cada día, mi crecimiento se vuelve imparable. Yo creo mucho en la autoasesoría y ésta inicia en hacernos más preguntas poderosas acerca de lo que hoy estamos haciendo y de lo que podríamos hacer o aprender para mejorar cada día.

      Yo te propongo un ejercicio muy simple que podrías hacer cada noche al terminar las actividades del día:
     1.     Antes de ir a dormir, reflexiona acerca de cuál pudo haber sido la mayor fortaleza de lo que hiciste provechosamente en el día y que deberías de conservar como un valor para ti.
     2.     Pregúntate también qué podrías haber hecho distinto a lo que hiciste para ser mejor de lo que ha sido este día que termina y que en el nuevo día, como un proyecto nuevo, te puedas enfocar para mejorar, aunque sea algo pequeño, pero a diario.

      Si todos los días a lo largo de un año haces este ejercicio, ¿imaginas todo lo que podrás mejorar en tu vida en este tiempo?
     Aplica este ejercicio tanto a tu salud, como va tu vida financiera y a tus relaciones personales y de negocios y seguramente te sorprenderás de todo lo que tú puedes hacer por ti mismo.