Picture
     En el artículo anterior mencionaba que metas vagas resultan a la mente difíciles o confusas de llevar a conclusión y ejemplos pueden ser: No es lo mismo decir quiero bajar de peso (que con el simple hecho de bajar 100 gramos para la meta el objetivo ha quedado cumplido) que decir quiero bajar 5 kilos.
Decirle a la mente: Quiero leer más, que decirle: Leeré 20 páginas por semana sobre mejora contínua o finanzas etc. No es lo mismo: Quiero ganar más dinero o ser más feliz, a decir: Quiero ganar 1000 pesos más cada mes o quiero discutir menos con mi pareja u hoy por la noche de mi depende que no discutamos, etc. 
     En cualquiera de los casos anteriores y el objetivo que tú pudieras plantear, la idea es que la meta sea cuantificable de alguna manera en tiempo, recursos, número de resultados, etc. 
     1. Plantea algún objetivo que sea claro y preciso como meta tomando como ejemplo la precisión que lo hará cuantificable.
     2. Es importante que la meta sea creíble a tu patrón de creencias, decir a la mente que hoy bajaré 40 kilos de peso es sana y prácticamente imposible, decirle que bajaré 2 kilos o venderé 2 productos más, o que leeré 10 páginas en 5 días etc es una meta que mi mente sabe que es viable, alcanzable y que es muy probable que pueda ser cumplida con excelencia.
     3. ¿Qué pasos concretos y también creíbles a mis habilidades, capacidades y creencias me acercarán a la meta sin excusa ni pretexto, cada día? Ejemplos: En vez de X cosa, comeré Y, Me documentaré más sobre mi producto y haré presentaciones mejor estructuradas o dos presentaciones más por día, o a la hora de la comida me daré el tiempo para leer dos páginas cada día, etc. 
     4. Me pongo en acción ya y cada día/noche mido mis resultados, buscando exceder en la medida de lo posible mis metas del día para que en cualquier pequeña falla al final de la semana haya cumplido el objetivo del periodo. 
     Cuando se tiene un seguimiento claro y preciso como el que planteo, se tiene una guía que hace mucho más viable el éxito de lo que te propongas. Lo resumo en esta línea: Precisión de objetivos creíbles, pasos concretos y medibles, periodo de tiempo para la meta y evaluación y revisión constante de que suceda sin excusa ni pretexto. 
     Empieza con metas pequeñas, donde lo más importante no sea el tamaño de la meta sino el habito de cumplir y lograr tus metas, recuerda que el éxito también es un habito.
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo

 


Comments


Comments are closed.