Picture
     Si espero a que tú cambies para que yo pueda ser feliz, tal vez no lo seré nunca. Si espero a que algo pase para que puedan mejorar mis negocios o mi vida financiera, tal vez jamás sucederá. 
     No podemos seguir esperando a que las cosas externas se modifiquen para que éstas sean las que nos proporcionen bienestar. Es mucho más poderoso vivir con la responsabilidad de ir creando nuestras circunstancias. Hay que preguntarnos mucho más donde están las posibilidades de mejorar a partir de uno mismo y que puedan trabajarse más allá de que se den o no los cambios externos esperados. 
     Si donde vivo llueve todas las tardes, no puedo quedarme estático siempre esperando que algún día deje de llover para salir de casa; tendré que hacer algún cambio de estrategia para aprender a salir a pesar de la lluvia, y si hoy no tengo para un paraguas, tendré que buscar alguna otra opción. La gente que es más ingeniosa y creativa para resolver las inclemencias del día a día y va más allá de esperar a que cambien las circunstancias y eventos externos poniéndose en acción para ir hacia donde quiere, suele ser la más exitosa. 
     Asume la postura de ser el personaje creativo de tus mejores circunstancias posibles y te percatarás que avanzarás siempre en lo que te propongas. Toma las riendas de tu vida, elige tus caminos y crea mejores circunstancias a pesar de que las condiciones no sean optimas. Hazlas optimas, a pesar de todo.
    
Guido Rosas es autor del libro Autoliderazgo - visita la librería electrónica: AQUÍ

 


Comments


Comments are closed.