Picture
     "Lo que fulano debería hacer", " lo que mengano debería haber hecho o dicho"
     Cuántas veces no hemos escuchado a partir de estos dos ejemplos un sinfín de frases similares donde la gente habla como si supiera lo que otros deberían hacer, pensar o decir. Lo que puede resultar más curioso, es que quien más suele tomar esta conducta correctiva hacia otras personas, pareciera que lo primero que debería hacer es decírselo a si mismo. Suele suceder que mientras más tiempo usa una persona para estar viendo lo que "otros deberían corregir", no se percata de todas las oportunidades de las que se pierde para mejorar muchos hábitos, pensamientos y conductas en su vida. 
     Siempre insisto en lo importante de escucharnos a nosotros mismos ya que en mucho de lo que decimos hacia otros hay grandes lecciones para nosotros. Te propongo un ejercicio muy sencillo y que es muy provechoso si lo juegas con el afán de asumir una responsabilidad que te aporte algo. La próxima vez que te sientas tentado a hacer un comentario correctivo con referencia a lo que otra persona pudo haber hecho, dicho o algo por el estilo, detente lo antes posible y frena ese impulso correctivo, si lo has hecho ya, córtalo lo antes posible y no te regodees en él y mejor preguntaste  ¿Qué me hace falta corregir con referencia a la corrección que estoy haciendo hacia otra persona? ¿Qué estoy dispuesto a hacer por mí al asumir el poder que tengo para ejecutar un cambio productivo en lo que pienso y en lo que hago? 
     Este ejercicio podría no resultar muy agradable en las respuestas que puedas encontrar de ti mismo pero, seguramente, será muy productivo. Y si vas más allá de la reflexión y en vez de imaginar lo que otros podrían mejorar o decir, te enfocas más en una mejora propia, seguramente con el pasar de los días haciendo este ejercicio, te darás cuenta que no es tan importante fantasear en lo que los otros podrían cambiar contra las mejoras que tú estarás obteniendo para ti.
   
Guido Rosas es autor del libro Autoliderazgo - más acerca del libro: AQUÍ

 


Comments


Comments are closed.