Picture
     En toda circunstancia de vida y en toda experiencia cotidiana siempre puedes encontrar un valor para tu vida. Uno de los grandes impedimentos para verlo es  el hábito de sólo ver los problemas de las cosas de las circunstancias no deseadas; nos perdemos de las oportunidades de encontrar las opciones de lo no deseado.
     Si cada vez que discutieras con alguien, por ejemplo, tras confrontar o discutir un problema, te dieras unos minutos para encontrar algo de valor como aprendizaje  para hacer o no hacer en el futuro, para encontrar una causa que pudiera prevenirse o para aprender algo, seguramente habría alguna oportunidad de hacerlo. 
     El problema no es fallar en una tarea sino no encontrar el valor del fallo, dónde está el aprendizaje. Sí has terminado una relación personal, ¿donde está el valor de lo que vale la pena conservar en tus recuerdos para no recrearte perenemente en la sensación de pérdida?
     Si tienes algunos minutos de inactividad, ¿dónde está el valor de lo que puedes hacer con ese tiempo para no considerarlo tiempo perdido?
     Entrenarte a buscar y encontrar continuamente el valor de las cosas, de las experiencias y las circunstancias, te permite sacar mucho más provecho a tu día a día. 
     Imponte la tarea de experimentarlo 24 horas, anota todos los valores que puedes encontrar aún en circunstancias o negociaciones no deseadas y te sorprenderás de el valor que puedes extraer. Si te aporta algo, mañana vuelve a repetir el ejercicio y un día más y un día más que el nuevo hábito será tan valioso como todos tus hallazgos.
     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo.

Guido Rosas es autor del libro Autoliderazgo - visita la librería electrónica: AQUÍ

 


Comments


Comments are closed.