Picture
     Perdemos demasiado tiempo quejándonos o responsabilizando a otros de lo que nos sucede, tanto en la vida familiar como social y financiera. Nos quejamos muchas veces de un sinfin de cosas que van aconteciendo a lo largo del día y no nos damos cuenta de la maravillosa oportunidad que perdemos: Disfrutar, aprender y construir mejores circunstancias.
     Si la queja es tan solo una queja y no lleva a alguna corrección, es una perdida de tiempo que generalmente se paga con una factura emocional; si ante un evento que podría podría dar un mejor resultado del que nos ha dado está en nuestra parte llamar a cuentas a alguien para solicitarle una corrección, entonces sí tiene un sentido utilitario y práctico. 
     Lo mismo sucede cuando somos padres de familia o jefes de grupos de trabajo, quejarnos de un hijo o de un empleado no necesariemanete nos lleva a un mejor terreno, hay que buscar la oportundiad de solución y, sí no estás dispuesto a hacerlo, observa que el simple hecho de quejarte, que muchos dicen que al menos se "desahoragon" la realidad es que solo rindieron un tributo momentaneo a su ego y en consecuencia no hubo una mejora real. 
     Hay que aprender a enfocarnos más en las oportunidades, en gozar las circunstancias que vivimos, en buscar las áreas que sí pueden corregirse, es decir, en lo productivo que nos lleva a mejorar. No perder el tiempo buscando sólo dolorosos lamentos y las culpas en otro lado, esto sólo se convierte en un vicio que nos impide vivir tranquilos en muchas áreas de nuetra vida. 
     Antes de echar la cupla hacia afuera a tu pareja, a tu empleaso, al cliente, a tu hijo, pregúntate ¿qué estoy haciendo yo para que esto suceda? ¿qué puedo hacer más allá de quejarme? ¿dónde está mi área de oportunidad? Te asombrarás al descubrir cuanta de la responsaibilidad debe estar en neustro lado y asumirla nos llevaría a vivir mejor con mejores relacione sy mejores negocios.

 


Comments


Comments are closed.