Picture
     Uno de los problemas más comunes en las negociaciones, y cuando hablo de éstas me refiero a todas, tanto entre parejas, como entre amigos, familias, empleados, negociaciones de ventas, etc., es que muchas veces parece que deseamos tener siempre la razón. Queremos ganar a toda costa.
     Es muy común entre parejas, escuchar a ambos usando gran parte del tiempo que comparten tratando de corregir al otro acerca de lo que debería hacer, elegir, decir, etc. Incluso reprendiéndole porque al parecer no ha adivinado lo que debería saber de antemano según el criterio de quien reclama.  
     En lo laboral, pareciera ser que la posición de jefe impide a muchos cometer un error ante un subordinado o aceptar que pudiera tener un punto de vista distinto o aceptar una mejor opción distinta a la suya. Lo mismo aplica muchas veces con los hijos.
     No nos percatamos que aún cuando insistamos en defender un punto de vista que creemos correcto cerrándonos a una nueva opción  y peor, que a veces podemos incluso saber que no lo es. al no ceder nuestro punto de vista para vernos firmes y fuertes, terminamos por parecer más débiles a los ojos de otros.  
     La verdadera fortaleza radica en saber observar, con apertura, encontrar dónde está la mejor opción a nuevos puntos de vista e ideas, vengan de quien vengan y, como líderes, también es importante tener la fortaleza de reconocer nuestras equivocaciones y optar por corregir. Eso nos lleva a una mejora real de las circunstancias además de dar una buena clase de humildad y liderazgo a partir de valores. Quizá no sea agradable equivocare pero es de sabios corregir y mejorar el camino.
     No siempre ganar al otro es triunfar, y a veces no ganar es el mejor triunfo. Es cuestión de objetividad para que no gane yo sino ganemos nosotros. Hay una gran diferencia cuando las cosas y las negociaciones se trabajan a partir de un solo yo, que cuando se trabaja la negociación en pro de un beneficio común.
     A veces cuesta mucho trabajo ver estas oportunidades porque al ego le gusta defenderse a toda costa y ganar aunque en el resultado final uno pierda.

 


Comments


Comments are closed.