Picture
     Una experiencia interesante fue regresar de la comida y encontrarme una nota de un conocido quejándose de no poder salir de sus circunstancias, de sus jefes, de su salario, de que la teoria es fácil pero en la realidad no resulta, de que las circunstancias que rodeaban su vida eran las que le impedían mejorar, etcétera. 
     No resistí la curiosidad y traté de saber desde dónde venía el dolor de sus quejas. Algo que me sorprendió fue descubrir que posiblemente sí podría estar en una circunstancias no deseadas en su vida pero... una buena pregunta sería... ¿qué estabas haciendo cuando te quejaste? ¿qué has hecho a lo largo del día para mejorar lejos de quejarte de algo que te duele y que suele ser una queja recurrente? Quise ver en su Facebook algo de él y encontré que la semana anterior había hecho publicaciones, con mucha frecuencia, hasta el sábado a medio día. No había publicaciones el sábado por la tarde ni el domingo. ¿Podría ser que no tuviera computadora en casa y se conectara desde el trabajo? Probablemente. 
     Las publicaciones en su muro reiniciaron el lunes a las 9:30 horas aproximadamente, ¿Habría ya llegado al trabajo? Publica y comparte respecto de chistes, peleas, críticas, algo se servicio social, videos simpáticos (que supongo vio antes de enviar), imágenes, etc. 
     Sus publicaciones más o menos aparecen cada media hora... se suspenden a las 14:00 horas y continúan a las 16:00, aproximadamente. ¿Este tiempo vacío se debe al tiempo de la comida en que dejó la computadora en la oficina? Son supuestos y finalmente esto no me parece ser lo más relevante de la reflexión.
     Lo más importante de la nota no es cuestionar al lector, es justo llevar la historia a cada uno de nosotros para que cada uno comprendamos la importancia de escucharnos, de percatarnos de nuestras quejas, y que posiblemente nos preguntáramos desde lo más profundo de nosotros mismos: ¿Qué estoy haciendo cuando me quejo y explico mi fracaso? ¿A dónde me lleva la queja? ¿Cuánto tiempo y cómo lo uso para quejarme? ¿En que me distraigo y qué podría hacer distinto para ir más allá de esta queja y de esperar que otros se hagan cargo de solucionar mis problemas y mis circunstancias?  Hoy, Internet puede ser usado como una poderosa herramienta para optimizar algún tiempo de tus distracciones en tiempo más productivo. Dichoso aquél que tiene horas de posible acceso al mundo para informarse y educarse para mejorar su vida. Esto supone algo que muchas veces duele: Asumir una profunda responsabilidad de sí mismo. ¿Una buena tarea? Leer y aplicar la siguiente frase durante varios días:
     Hoy, lejos de quejarme y otra vez, me enfoco en dedicar algún tiempo de mi día a formarme más y de mejor manera para crecer y fortalecerme en diversas áreas de mi vida. Hoy cambio un poco de mis distracciones por aprendizajes para vivir mejor.

 


Comments


Comments are closed.