Picture
     Otro de los grandes enemigos del éxito es la indecisión. Hay gente que nunca está segura de qué decisión tomar y no se percatan que el problema más grande no es la que pueda ser mejor opción de las opciones que se presenten sino el hábito de vivir en la duda limitado por el miedo de que las cosas no puedan salir. Muchos, ni siquiera se dan cuenta que en esta elección su enfoque ni siquiera es ganar sino con cual puedan no perder. 
     Aprender a tomar decisiones con prontitud es ir más allá de arrebatos impulsivos, es desarrollar la capacidad de ver los posibles pros y contras de una circunstancia y tomar la decisión de ir más allá de ellos. Un ejemplo es el nuevo proyecto que tomé, ingresar a una empresa de mercadeo en red implica riesgos, posibles temores, algunos prejuicios de gente mal informada  esto hace que la opción puede no parecer perfecta, pero también hay pros que pueden ser muy atractivos y es en el balance en el que elijo tomar la opción a pesar de los riesgos. Aquí lo más importante de recalcar es la necesidad de tomar decisiones, ahí está lo más poderoso. 
     Quien espera opciones perfectas queda en espera mientras que la gente que decide avanza a pesar de las imperfecciones de sus opciones. Toma más decisiones y haz que las cosas pasen, evalúa las posibles dificultades no para que desaparezcan sino para que no sen un impedimento para ir hacia donde tú deseas. Quien se va habituando a tomar más y más decisiones cada día va tomando el contról de su vida y no navega a la deriba siempre en la duda de si ir hacia la derecha o a la izquierda.

 


Comments


Comments are closed.