Picture
     Cuando inicias un negocio, son tus sueños los que te permiten ver un sinfín de cosas que puedes hacer. Sin embargo, en el camino, muchas personas comienzan a desanimarse frente a sus propios tropiezos teniendo y frente a las circunstancias no deseadas que se van dando en el andar.
    La excelencia no es encontrar un camino sin trabas o tropiezos sino aprender a ser expertos en el camino hacia la realización de nuestros sueños. Cada piedra o cada traba que aparentemente nos limita, es una evidencia de algo que podemos aprender para ser mejores.
    Si lejos de desanimarse, uno aprende a ver estas oportunidades y esto le lleva a obtener más conocimientos y mejores habilidades para no tropezar con la misma piedra una y otra vez, entonces aprenderá lo que implica el camino de la excelencia.
Inyecta en tus proyectos toda la calidad posible; claridad, enfoque, y toda la información que te lleve a dominar el tema y el propósito de lo que emprendes. Ser mejor cada día, sin parar, diariamente con un paso, con un posible espacio para respirar y tomar fuerza para seguir. La excelencia se construye así, paso a paso, y las personas que aprenden a ser excelentes en lo que hacen son también personas que se habitúan a que esta excelencia les lleve a la cima de sus deseos.
    Ponte en acción y entrénate para ser excelentemente productivo y exitoso.

 


Comments


Comments are closed.