Picture
     Hay mucha gente que suele contarme acerca del trabajo que le cuesta lograr sus metas, y tras platicar un poco me doy cuenta de que en muchas de las ocasiones no es porque no tengan las habilidades para llegar a sus objetivos o no tengan las capacidades para lograrlas, sino porque el primer problema es no tener siquiera claridad en esas metas.
     En otros artículos he hecho mención respecto de esto y lo enfatizo una vez más: La mente no comprende objetivos demasiado ambiguos como lo es ser feliz, ser rico, bajar de peso, ganar más dinero. Porque ganar un peso más, para la mente ya es ganar más dinero; bajar un kilo, para la mente ya es bajar de peso; y tener un momento de alegría y felicidad, para la mente ya es ser más feliz.
     Debemos aprender a diseñar nuestros objetivos y nuestras metas con la mayor precisión posible: Quiero bajar tres kilos en un mes, quiero ganar 100, 200 o 500 pesos más en dos meses. En la medida que tengamos la claridad precisa del objetivo que deseamos, y asignemos un periodo para ver lograda esa meta específica, podemos ir hacia las tareas que serán necesarias y que en su práctica cotidiana nos llevarán a obtener el resultado esperado.
     La falta de claridad de metas es uno de los problemas más comunes. Yo te propondría que a partir de este momento tomes una hoja de papel, establezcas metas pequeñas a corto plazo, muy específicas y con pasos y mediciones de tiempo precisos para verlas cumplidas. 
     Acostúmbrate a establecer metas dentro de un promedio máximo de una semana y, posteriormente, de un mes. Que éstas tengan claridad y que puedas percatarte de su cumplimiento; que sean medibles y que en el logro de esas pequeñas metas vayas entrenándote a hacerlo cada día más; que esto te permita ir planeando metas más grandes, con plazos mayores y que además se sean exitosas.

Picture
 


Comments


Comments are closed.