Picture
     En la vida, todo implica costos y beneficios. Nada de lo que hagamos está exento de ello.
       A veces, cuando se trata de proporcionarle un beneficio a alguien, la gente lo valora siempre y cuando sea movido por el ‘desinterés’. Sin embargo, no debemos temerle a también movernos por el ‘interés’.
       Si estás leyendo esta nota, es porque intuyes que alguna utilidad te aportará o, por lo menos, te entretiene. Pues bien, ya sea por una u otra razón, en el interés de leer esto hay un beneficio.
       Si observas, te darás cuenta de que todo el tiempo nos mueve el costo y el beneficio de las cosas y de las circunstancias. Eso no es malo, es algo natural, pero nos han enseñado que debemos ser “desinteresados para ciertos asuntos”.
        Cuando le das un beso a alguien que amas, estás recibiendo un beneficio, ya sea la felicidad que te supone el hacerlo, o el sentir que algo bueno de ti obsequias a otro ser humano. Otro ejemplo puede ser una obra benéfica. Ésta le aporta un beneficio a quien la recibe, pero también a quien la lleva a cabo; es decir, el beneficio de haberle hecho el bien a un ser necesitado. 
        Por otro lado, muchas veces no tomamos ciertas decisiones porque nos parece, a simple vista, que los costos son demasiados y entonces pensamos que el área de confort a la que estamos habituados nos aporta más beneficios.
       Te invito a que en los próximos días reflexiones. Por ejemplo, en relación con el desarrollo de un proyecto que, para aprender y ejecutar ciertas cosas que tal vez no te gusten, requiere sacarte de tu área cómoda. Si lo piensas con detenimiento, te percatarás de que ese aprender y ejecutar pueden llevarte a obtener muchos más y mejores beneficios de los que ahora estás obteniendo.
        Es un muy buen ejercicio reflexionar sobre algunos de nuestros proyectos y tareas, y además preguntarnos: Si hago, aprendo o ejecuto esto, ¿dónde está el beneficio que pueda ser superior al costo de hacerlo?
       Aprende a ver los beneficios de mediano y largo plazos, y no pienses únicamente en la gratificación inmediata de la autocomplacencia. Te aseguro que te sorprenderás del beneficio adicional que puedes aportarle a tus resultados en todas las áreas de tu vida.

 


Comments


Comments are closed.