Picture
Le preguntaron a Leticia qué deseaba lograr con su proyecto: ganar mucho dinero.
    ¿Te habías percatado de que ese tipo de metas son engañosas? Detrás de los objetos hay emociones, hay sensaciones. El dinero compra cosas que nos ayudan en ese sentido.
    Cuando a Leticia le preguntaron por qué y para qué quería dinero, en ese momento se dio cuenta de que deseaba contar con mejores servicios de salud, que deseaba pagar su casa para tener seguridad, sentir tranquilidad en su vejez, etcétera.
    Cuando tengas un sueño, conviértelo en meta acercándolo lo más posible a la descripción tangible que más de uno pudiera comprender. Así, mejorar mi vida futura puede centrarse en proteger mi salud, y esto puede significar que mi deseo es contar con una buena póliza de seguro de gastos médicos.
    Si tienes un deseo claro, una nueva meta, podrás establecer los pasos que, acompañados de perseverancia, día a día te acercarán a su logro, a valorar tus sueños y afianzarte en ellos.
    Aprende a soñar con fuerza y a convertir tus sueños en objetivos claros. Busca evidencias de otras personas que están logrando metas similares y aprende de ellas. El capital más valioso para lograrlo es tu poder de activar la mente a fin de encontrar respuestas, herramientas y caminos.
    No sacrifiques tus sueños a causa de la pereza mental de creer que no se puede, sino que alecciona a tu mente a buscar el cómo se puede.
    Céntrate en sueños precisos, repetidos como decretos cotidianos acompañados de herramientas y acción que te lleven a un mejor destino y a un mejor futuro.
    ¿Qué harás hoy para no sólo soñar y a cambio lograr encaminarte hacia tus sueños?

 


Comments


Comments are closed.