Picture
Tener claridad respecto a todo aquello que deseamos es el primer paso para lograrlo.
    Cuando inicias un negocio específico es de suma importancia contar con un primer motor que te lleve al éxito. Ese motor consiste en poseer un sueño que te impulse a avanzar y a obtener todo lo necesario para llegar hasta él.
    ¿Qué deseas lograr? ¿Qué sueños quieres cumplir con ese negocio? ¿En qué áreas buscas prosperar? ¿Quieres más dinero? ¿Cuánto? ¿Para qué lo quieres?
     Tratándose de un negocio, pocas son las personas que después de emprenderlo obtienen un buen logro. ¿Sabes por qué –en gran parte– no llegan a la conclusión deseada? Porque no tienen la suficiente claridad en cuanto al sueño que aspiran lograr y, por ende, tampoco hay claridad respecto a la meta.
    Reflexiona unos minutos y por escrito establece tus sueños y metas para, enseguida, determinar las herramientas y los pasos que crees te conducirán hacia ellos. Procura que tu lista sea lo más clara posible con objeto de convertirla en la bitácora de tu éxito.
    Haz de tu sueño el motor que te lleve al destino que deseas, no lo dejes sólo en un proceso mental, porque eso no será suficiente.
    No hay mejor forma que papel y lápiz para concretar los conceptos y los pasos a seguir en tu andar hacia el éxito de ese negocio, y así poder regresar a ellos y evaluarlos cuantas veces sea necesario.
    Sé que aproximadamente 95% de las personas mantiene sus sueños y sus metas sólo en la mente; el 5% restante, sí los lleva más allá de su cerebro. Tú, en qué porcentaje prefieres operar: ¿dentro de ese 95% o en el de 5%?


 


Comments


Comments are closed.