Picture
     Sé que no seré el primero, ni el último, en decir que la vida es diez por ciento lo que te ocurre y noventa por ciento cómo respondes a ello. Sin embargo, me parece de suma importancia prestar atención a algo tan aparentemente simple porque muchos parecen comprenderlo en teoría pero no trabajan en ello de manera práctica.
     La vida está llena de eventos cotidianos y cómo nos vamos relacionando con ellos va arrojando resultados y calidad de vida. Cuando dejamos de etiquetar cada uno de dichos eventos como bueno o malo, podemos construir otra serie de interpretaciones alrededor de ellos. Así, encontrar un billete en la calle no necesariamente es bueno y ser corrido de un empleo aparentemente estable no necesariamente es malo. ¿Cómo respondes a los eventos que se te van presentando? ¿De una manera reactiva y en contra de forma impulsiva? ¿Buscas aprender de todo momento y adaptar las circunstancias a una manera más productiva y constructiva para mejorar las circunstancias cotidianamente? 
     La gente que hace cosas dignas de atención son personas que generalmente saben cómo jugar con la adversidad y tornarla oportunidades. Aprende a escuchar a tu mente, escucha cómo vas interpretando eventos y situaciones. Aprende a sacar lo mejor y cuando las cosas no salgan como tú desearías que salgan pregúntate qué puedes aprender de eso. 
     Sé que cuando uno tiene demasiadas expectativas respecto de un proyecto o de alguna persona y las cosas no salen como uno deseaba, suele experimentar frustración. Quizá el impacto primario no esté en nuestro control, la emoción llega y puede no ser grata. Pero, sólo unos segundos después ya está en nuestro poder y a nosotros corresponde tomar la decisión de qué hacer con esa información. Las cosas no han salido como esperaba, la gente no reaccionó como hubiera deseado... luego entonces, ¿Qué aprendo? ¿Qué haré? ¿Qué me hace falta? ¿Qué hubiera podido hacer distinto? ¿Qué puedo aprender de esto para avanzar a más y mejor?
     Sólo unas preguntas de muchas que podríamos hacernos, pero lo más importante es percatarte cómo estás viendo las cosas y enfocarte en no perderte en las frustraciones, lamentaciones y sensaciones de pérdida sino enfocarte en todo lo constructivo para ver los mejores ángulos y avanzar siempre. Todo inicia en tu manera de ver las cosas. Hay que enfocar la mirada hacia más y mejor. En tu poder está.

 


Comments


Comments are closed.