Picture
     Es una realidad que el proceso en el camino de algo que deseamos obtener es importante, mucho más cuando vamos midiendo los resultados del proceso. ¿Es más importante el proceso o el resultado? Una combinación de ambos.
     Centrarse en el resultado no es dejar de supervisar el proceso sino darle la importancia que éste se merece.
     Podemos dar dos ejemplos muy claros. Uno es un objetivo personal: Bajar 10 kilos en 2 meses y el otro puede ser aumentar las ventas en un 20% de un despacho de consultoría en el mismo periodo de 2 meses. En ambos casos habrá un proceso que nos irá acercando a la meta, un proceso que día a día deberá acercarnos al resultado final, pero, hay que ir evaluando resultados de corto plazo para saber si en la suma de estos pequeños resultados lograremos obtener el resultado deseado al final del periodo.
     El proceso puede ser aparentemente perfecto y estar bien ejecutado, pero, si no nos va arrojando los resultados esperados, terminará seguramente en una explicación del porqué las cosas fallaron al final. Evaluar en el día a día los resultados nos permite ir creando afinaciones que modifiquen los pasos e incrementen los resaludados de corto plazo que pudieran no estarse obteniendo; lo ideal es estar preparados para lograr el objetivo en un plazo menor al oficial, esto con el fin de que a pesar de dichas afinaciones y pequeños cambios, a pesar de contratiempos y cosas no deseadas, pueda obtenerse el resultado al final de la meta. Un proyecto con una meta clara, pasos concretos, y evaluaciones constantes para buscar obtener el resultado en menor tiempo del oficialmente establecido, nos brinda una gran oportunidad de que el resultado se obtendrá.
     Conocimiento, acción, evaluación constante, reestructuración necesaria y continuidad son elementos importantes del éxito. 
     Ponlo a prueba, elige un proyecto de la índole que quieras pero con una meta clara y medible, término de tiempo creíble y alcanzable y establece un proceso donde, como he dicho a lo largo de estas lineas, puedas ir avaluando los pequeños resultados para obtener el mayor. La práctica constante te convierte en un maestro de éxito. 
     Hay que ponderes en acción ya. 


 


Comments


Comments are closed.