Picture
     Es muy común escuchar a la gente en una queja recurrente y ésta es que no está contenta con la vida que viven como adultos. Probablemente acomodados a una vida que consciente o inconscientemente fueron construyendo con el paso de los años y ahora, parece no agradarles el resultado.
     Uno de los más grandes problemas lo encuentro en la formación que hemos tenido desde una perspectiva paternalista en donde no es muy frecuente asumir la responsabilidad de nuestro presente sino una gran constante es la de asumir un poco (a veces un mucho) el papel de víctima con frases como: No resulto que mi esposo/esposa fuera lo que esperaba. El trabajo parecía muy bonito pero... Es que mi jefe no me entiende y me explota... con este sistema... es culpa del gobierno... estamos en crisis y no podemos avanzar, etc.
     Es verdad que si tenemos que esperar a que alguien nos salve de la circunstancia donde hoy estamos, difícilmente saldremos de ella. Lo más seguro es que una persona que vive dentro de este perfil se la pase quejándose de su presente, responsabilizando a otros y viviendo en la lejana esperanza de que el entorno mejorará para que pueda vivir mejor.
     ¿Hay otra opción? Por supuesto. Asumir la responsabilidad más allá de terceros y preguntarnos: ¿Qué estoy haciendo yo más allá de las circunstancias externas para estar donde estoy?  ¿Qué podría aprender hoy para mejorar mis circunstancias? ¿Por qué no lo hago? ¿Qué precio estoy dispuesto a pagar para salir de esta zona donde estoy y que no me gusta? 
     Tenemos un gran abanico de posibilidades para mejorar, sólo que muchas veces no lo vemos por estar enfocados en la queja y el dolor. Otras, porque no queremos pagar el precio de cambiar nuestras circunstancias y consciente o inconscientemente preferimos mantenernos en circunstancia de víctimas. 
     Reflexiona sobre esto, has por escrito un análisis de por qué has llegado a dónde estás, por qué no has salido y lo que podrías hacer si asumes tu poder personal. Una vez hecho lo anterior toma una decisión que sea buena para ti: Asume tu circunstancia y manda a la víctima de vacaciones y disfruta tu presente como está o paga el precio por construirte un mejor presente. En cualquiera de las dos opciones recuerda que el poder, la responsabilidad y la decisión son tuyas.

     Sígueme en Facebook.com/Autoliderazgo.
     DEL AUTOR: Guido Rosas.com
     ¿Ya visitaste la librería electrónica de Autoliderazgo? Conócela AQUÍ. 

 


Comments


Comments are closed.